La buena alimentación en la etapa infantil es la clave para la adquisición de hábitos saludables.

Según la OMS, la prevalencia de obesidad infantil y juvenil en España es de las más altas en Europa, el sobrepeso y la obesidad en la niñez se asocia con mayor probabilidad de ser adultos obesos y con mayor riesgo de sufrir diabetes mellitus tipo 2, enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

Realizar un cambio de hábitos en la población infantil, teniendo en cuenta sus gustos y readaptar su alimentación de manera divertida es esencial para una correcta salud, presente y futura. Además se consigue:

  • Un desarrollo y crecimiento adecuados
  • Buen descanso nocturno
  • Mejor humor
  • Incremento del rendimiento intelectual y deportivo

A CARGO DE

Sara Fernández

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética, Universidad de Zaragoza