En la infancia el campo de aportación que tiene la osteopatía actualmente es muy amplio. Desde el momento del nacimiento el tratamiento puede armonizar las posibles tensiones provocadas durante el parto.

Está indicada en casos de plagiocefalia, tortícolis congénita, problemas en la lactancia y cólicos. A medida que el bebé crece toma especial importancia la revisión de cómo va alcanzando su madurez psicomotriz. Se recomienda revisar el volteo, el gateo hasta que camine de forma autónoma.

En los primeros años de vida, la osteopatía también puede ayudar en problemas de sueño, afectaciones respiratorias, problemas digestivos y de aprendizaje.

Muy recomendable el seguimiento en el embarazo y postparto, para reforzar un vínculo sano de la madre y el bebé.

Beneficios

Procurar una buena vitalidad en la infancia nos garantiza una buena guía de crecimiento. La expresión de todo el potencial de salud en cada edad aporta capacidad de adaptación, expansión y más armonía entre las diferentes estructuras corporales.

Por otra parte, hay bebés que pueden presentar alteraciones craneales y signos de irritación del sistema nervioso. El osteópata reequilibra estas alteraciones facilitando el crecimiento armónico.

Está indicado hacer un reconocimiento osteopático después del parto.

Motivos habituales de consulta:

– Cefalo hematomas.

– Cólicos, vómitos.

– Trastorno del sueño, irritabilidad.

– Asimetrías craneales, Plagiocefalia.

– Problemas con la lactancia.

Dirigido a

Bebés y niños en las diferentes etapas de su desarrollo.

​​​​​​​La mejora dependerá del trastorno y del tiempo que hace que se sufre. Cada bebé es diferente y único.

a cargo de

PERE CASALS


Fisioterapeuta y Osteópata

ALISE MARTIN


Osteópata